Cuarto ejercicio para desarrollar la videncia – Parte 2

Nos tomamos un momento de reflexión ahora que habéis llegado hasta este punto de los ejercicios de videncia. Como ya os comentamos, estos ejercicios requieren de una constancia determinada y de que os los toméis en serio, si queréis alguna vez alcanzar la videncia, como han hecho algunas de nuestras Tarotistas Buenas.

 

Hagamos un poco de repaso de lo que hemos visto hasta ahora. En el primer ejercicio os planteamos el uso de una imagen como es la de una espiral, para poder verla como si tuviera profundidad y luego como si tuviera volumen, como una especie de cono.

 

Ya os hemos dicho lo importantes que son los ojos y la capacidad de “ver más allá” que todos podemos poseer. Pues este primer ejercicio, al igual que todos, es perfecto para empezar, pues os permite empezar a entrenar los ojos y, ya de paso, adentraros en una especie de dimensión diferente a la que estamos acostumbrados a ver.

 

Tras esto, os pedimos una vela para poder fijaros en su brillo, y acostumbrar a vuestros ojos a la luz. La luz es otro factor muy importante en la videncia, y por eso es tan importante entrenar nuestros sentidos para que estén atentos a los cambios lumínicos y a las intensidades de las diferentes fuentes de luz.

 

En el tercer ejercicio propuesto por nuestras Tarotistas Buenas para mejorar la videncia os propusimos un cambio. Aunque como siempre os pedimos que fijarais la mirada en algo, en esta ocasión debíais aprender a utilizar vuestros ojos para “desdoblar” los objetos, viendo otra versión de lo que os hemos comentado antes de las dimensiones y los espacios que nos rodean.

 

Por fin, en el cuarto ejercicio os planteamos el uso de objetos más místicos, aunque también os propusimos que usarais algo más normal como substituto. Sea como sea, el brillo reflejado de una luz en una superficie de cristal puede ser suficiente para despertar la videncia en algunas personas, y por ese mismo motivo es también útil a la hora de entrenar nuestra videncia.

 

Y llegamos por fin a este momento, en el que suponemos que habéis estado practicando con el resto de ejercicios y los habéis acoplado a vuestra rutina diaria. Si no habéis dejado de practicar, seguro que habéis adquirido soltura en muchos de ellos, siendo capaces de ver cosas que, al principio, y como es natural, no erais capaces de ver.

 

Incluso es posible que hayáis tenido alguna videncia esporádica o a modo de flash que os aparece en la mente. Es normal que esto ocurra, pues cuando empezamos a estimular de manera tan clara nuestros ojos y nuestra percepción es posible que esto ocurra más pronto que tarde.

 

Pero si no es así, no hay que preocuparse, como bien nos dice nuestra Tarotista Buena, porque igual que hay gente que está más predispuesta a algunas artes o capacidades, hay personas para las que no es tan sencillo y requieren de más entrenamiento y de perseverancia.

 

Sea cual sea tu caso, no dejes de practicar y de entrenar todos los días con los ejercicios que te hemos propuesto, pues seguro que poco a poco consigues ver cosas que los demás no son capaces de ver a simple vista, y tu sí que serás capaz.

 

Por supuesto, si alguien ha tenido ya videncias claras o es una vidente de nacimiento, estos ejercicios no le van a hacer ningún mal, pues siempre viene bien reforzar nuestras propias capacidades, y al igual que todas las habilidades que no se ejercitan, pueden acabar empeorando por no usarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.