Cuarto ejercicio para desarrollar la videncia

Cuarto ejercicio para desarrollar la videncia

El cuarto ejercicio para desarrollar vuestra videncia, innata o adquirida, os servirá para avanzar un poco más en este fascinante mundo de la precognición. Este ejercicio es, quizá, el que más relacionado directamente está con la videncia de todos los que hemos hecho hasta ahora. Así que manos a la obra y vamos a practicar con este ejercicio tan interesante.

Elementos que vais a utilizar en este ejercicio de Videncia recomendado por nuestras Tarotistas Buenas

 

Antes de nada vamos a recopilar los objetos que necesitáis. De entrada, os pedimos que no os asustéis si os recomendamos alguna cosa que no es muy común, ya que siempre hay versiones más comunes para todos los que no poseáis, por ejemplo, una bola de cristal. Y es que ese es uno de los objetos que os pediríamos. Como seguro sabéis, una bola de cristal es una esfera hecha completamente de crista, que habréis visto en gabinetes de videncia y por internet. Pues bien, si tenéis acceso a una de ellas o algo similar de cristal, podréis gastarlo para este ejercicio.

 

Si, como es lógico, no disponéis de una bola de cristal, tenemos una opción muy sencilla y barata para todos. Lo que podéis hacer para obtener una versión casera de la bola de cristal, es coger una copa, de las típicas de vino, y llenarla con agua. Dejad que el agua se estabilice y que esté lo más quieta posible. Así conseguiréis un efecto similar al que tendríais si vierais una de las bolas típicas de las videntes, o que algunas Tarotistas Buenas tienen en sus despachos.

 

Por último, aunque no menos importante, necesitaréis una fuente de luz, que os permita ver un reflejo en el objeto que hayáis escogido, en la bola o en la copa. Esa luz puede provenir de la opción que os sea más sencilla de conseguir. Podéis gastar una vela, una linterna, un flexo o la propia luz de la habitación en la que os encontréis.

 

Pasos previos al ejercicio de Videncia recomendados por nuestra Tarotista Buena

Como siempre hacemos, debemos estar en el estado psíquico y mental propicio para que podamos sacar el máximo partido a estos ejercicios. Para ello os vamos a recomendar unos ejercicios para obtener la calma y la tranquilidad necesarias, así como la relajación que necesitáis.

Primero cerrad los ojos y respirad profundamente varias veces seguidas, inhalando y exhalando hasta que notéis que vuestro pulso está en calma y sin ir deprisa. Id pensando en aquello que os preocupa y que os llena de negatividad, pues a continuación pasaremos a expulsarlo de nuestro interior.

Imaginaos un reflejo, una luz que brilla en un lago, un destello en una copa, y mantenedlo en vuestra mente mientras tenéis los ojos cerrados. Imaginad que esa luz se expande y que captura todo lo que está en vuestra mente que os causa preocupaciones y que es negativo. Ahora haced que la luz se contraiga y se expanda de nuevo, y repetid esto varias veces seguidas, para, poco a poco, imaginar como esta luz desaparece, llevándose consigo todo lo malo.

 

Ejercicio de videncia que explica la Tarotista Buena

Y ya por fin, os vamos a decir en qué consistirá el ejercicio, aunque ya os lo habréis imaginado viendo el calentamiento realizado. Si habéis preparado las cosas como os hemos dicho en el primer apartado, ya debéis tener la copa o la bola listas para realizarlo, con el reflejo de la luz que hayáis escogido. Mirad fijamente este destello, centraos en él hasta que veáis como si se expandiera. Fijad esa sensación y haced que se mantenga todo el tiempo posible, pues ahora tendréis que hacer que se siga expandiendo hasta hacer que parezca que os metéis en el punto de luz, que os rodea con su resplandor cálido y luminoso.

Una vez hecho esto, debéis retraerlo y dejarlo en su posición original, volviendo a expandirlo acto seguido. Realizad este ejercicios cuantas veces creáis que podéis hacerlo, por supuesto, sin forzar los ojos. Si en algún momento notarais molestias, eso sí, dejad de hacerlo enseguida.

 

Y hasta aquí este ejercicio para reforzar la videncia. Recordad que siempre hay que ir practicando para poder alcanzar las metas deseadas, así que mucho ánimo y seguid adelante con los ejercicios. Seguro que poco a poco conseguiréis llegar al punto que habéis pensado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.