Quinto ejercico para desarrollar la videncia

Bienvenidos al quinto ejercicio para entrenar la videncia, en esta ocasión vamos a realizar una actividad un poco más compleja que en otras ocasiones, por ello vamos a entrenar un poquito antes de empezar. Como siempre hacemos, lo primero que hay que conseguir es estar en los estados físico y mental correctos para poder acceder a la videncia innata en vosotros, así que sin más preámbulos vamos a calentar y a calmar vuestro cuerpo.

Entrenamiento previo al ejercicio de videncia, recomendado por nuestras Tarotistas Buenas

Tenéis que tener en cuenta que, con el entrenamiento constante y si sois aplicados, es posible que estos calentamientos previos os dejen de hacer falta, pues poco a poco sabréis alcanzar el estado adecuado sencillamente respirando y calmado vuestro cuerpo y vuestra mente, pero para todos aquellos y aquellas que lo necesitéis, o que sencillamente queráis acceder de forma más fácil a este estado, os preparamos estas formas de llegar a él.

 

Cerrad los ojos y tratad de relajaros lo máximo posible. Para ello os recomendamos que os pongáis a respirar profundamente y os centréis en la respiración profunda. Con cada exhalación e inspiración debéis iros sintiendo más tranquilos y calmados. Por supuesto, es posible que no lo consigáis al 100% de primeras, así que podéis, por ejemplo, hacer este sencillo truco.
Imaginaos un punto negro en un fondo blanco. Dejad esa imagen flotando en vuestra mente, puesto que necesitaremos ese punto a continuación. No dejéis de respirar de manera calmada y seguid centrándoos solo en eso. Ahora debéis imaginar que el punto se expande y os rodea, para a continuación, hacer que se contraiga y vuelva a su tamaño original. Volved a hacer que se expanda, pero esta vez, imaginad que todo lo malo y aquello que os preocupa en vuestra vida entra dentro de él. Haced que vuelva a hacerse pequeño, dejando dentro todo lo que habéis metido, claro. Para finalizar, debéis imaginar que el punto empieza a desvanecerse y a desaparecer de vuestra mente, haciendo que se vaya de vuestra imaginación por completo.

 

 

Materiales necesarios para este ejercicio, dados por nuestra Tarotista Buena

Para este ejercicio de videncia vamos a necesitar tan solo un dibujo que os vamos a facilitar, aunque si alguien prefiere utilizar uno realizado por él o ella, que sea similar al que os adjuntamos a este artículo, es libre de hacerlo por supuesto. Como veréis, el dibujo en si se parece mucho a la cara de cinco puntos de un dado de seis caras, con cuatro puntos localizados en las esquinas y uno central.

 

Ejercicio que nuestras Tarotistas Buenas nos recomiendan para entrenar la videncia

Y por fin vamos a explicar con detalle el ejercicio que os proponemos en este artículo. Antes de nada recordad poner el dibujo en un lugar en el que podáis mirarlo de frente sin problemas, porque habrá que fijar la mirada en él según os vayamos diciendo. Podéis imprimirlo o mirarlo en la pantalla de vuestro ordenador, pero sea como sea, que estéis cómodos haciéndolo.

 

Bien, damos por sentado que ya tenéis colocado el dibujo de manera que os sea agradable estar mirándolo y que estáis en el estado apropiado para poder realizarlo, es decir, calmados de mente y de cuerpo. Ahora pasamos a fijar nuestra mirada en los puntos que veréis ante vosotros. Vamos a ir de uno en uno, así que, aunque no es imprescindible seguir el orden que os vamos a decir aquí, si que es recomendable para no dejarnos ningún punto  o repetirlos antes de acabar la secuencia.

 

Fijad vuestra vista en el punto que veréis en la parte superior izquierda. Lo primero que tenéis que intentan es que, solo con vuestros ojos, este punto se expanda, empiece a crecer, o que lo parezca al menos, y que vosotros os metáis, de forma metafórica, claro, dentro del punto. Cuando hayas pasado un tiempo manteniendo esta imagen, unos sesenta segundos, puedes hacer que retroceda el punto para “salir” de él.

 

Este proceso se debe repetir, aguantado aproximadamente 60 segundos en cada punto, siguiendo este orden: tras el punto superior izquierdo pasaremos al superior derecho, después al inferior izquierdo, al inferior derecho, y acabaremos por el punto central, en el que nos centraremos tras los 5 minutos aproximados que habrán pasado entre el inicio del ejercicio y el final del proceso en el quinto y último punto.

Si esto os ha parecido sencillo, pasamos a la siguiente parte, la última del ejercicio en general, que nos hará mantenernos en el quinto punto, el central, aunque esta vez viendo todo el dibujo en conjunto. Lo que hay que intentar ahora es, utilizando el punto central, ver el dibujo al completo y hacer que nuestros ojos vean como si los cinco puntos formaran una pirámide que sale hacia nosotros. Imaginad como el centro se acerca y los puntos de los laterales que quedan en su “base”.

 

Tras esto, y ya para acabar, haremos lo contrario, imaginando como el punto central se aleja de nosotros, creando una especie de pirámide inversa a la que hemos visto antes.

 

Si tuvierais alguna dificultad para visualizar las pirámides, podéis ayudaros de una imagen mental, creando una X entre los cuatro puntos y el centro, pues así será más fácil visualizar la pirámide, y por tanto ver como si viniera hacia nosotros, o como si se alejara, entrando en el papel o en la pantalla en la que estemos mirando el dibujo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.